Portada | Poetas cubanos | Poetas de Matanzas, Cuba | Poetas de otras latitudes | Ensayos | Café mezclado | Revista en PDF | Otras publicaciones | Galería
Arique, revista de poesía
Se publica en Cuba, de forma artesanal, 
en edición trimestral limitada de 200 ejemplares desde Julio de 2000.
Regularmente en la web desde octubre de 2005.
Cuba  
Puente de la Concordia, Matanzas, Cuba
Hugo Hodelín Santana
Hugo Hodelín Santana (Matanzas, 1955). Poeta. Es autor de varios poemarios, entre ellos Confesiones de un poeta mientras cuida un parqueo.

Hugo Hodelín

Mañana

Como de un brebaje escrito la mañana abriendo sus dedos con fina astucia fingiéndonos dueños de lo que comienza en denuedo a terminar con sudor y brecha,

carpinteros, bocead.

Jingorrea la tierra las maderas del buey que entre mañanas el campesino enyunta a los
pareceres, la húmeda hierba al alma enyunta tal vez al rocío simula, anda lomo de bestias, andad, el obrero a sus hierros, levantados los los soldados de las juergas la cerveza que a soñar levanta, todos levantad.

La mujer muere, otra vez muere, entretejida, desnuda como acuarela, muere sobre el sol de las claraboyas silenciosa anuncia de nalgas desnuda del beso al paso no demora solo el cuerpo y el hombre enyunta las silenciosas barreras de su carne,

silencio, apurad.

Todo hecho como hermanos del tiempo, al tiempo hermanos.

Rompe el silencio tal vez la armonía rompiendo, los héroes complotados en cuarteles, ver en ver escolares en augustos linajes, los breves reyes.

Empuja y atrás salta el sol, aún dormido levanta, al sinsonte alza y la ciudad despierta
incierta, campanas volad, en sus manos al hombro cañas descalza en cabellos miran el paso que alza, la semilla alimenta, sudor de herreros.

Epoca y movimiento, hirviendo sin cadenas, prófugas las aguas peregrinas, la magia de los hombres alzando el vacío, el sol levanta y aún más allá, entre los cedros y las piedras, palmas hirviendo los cielos, montes a los montes y palmas entre las cañas, silenciosos, de nuevo como de soles y aguas, arena y sedientos, se escucha entre lamentos

de vírgenes rogando

carpinteros, río abajo

carpinteros, bocead.

No.4, Abril de 2001

Búsqueda personalizada