Siempre Cuba

Free Guestbook
Comentarios 
 

Arique es una publicación cultural sin fines de lucro que no se adhiere a corriente política o estética, institución o personalidad alguna, por lo que se financia del aporte de sus realizadores y amigos. Cualquier donación es bienvenida y se agradece profundamente.



   
 

Creative Commons License
Arique Web
by Arique is licensed under a
Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.5 España License.  

 

 

 

 

 

English translated

Calvert Casey

Calvert Casey
Baltimore, EE.UU., 1924 – Roma, 1969

De padre norteamericano y madre cubana, nació en Baltimore, EE.UU., pero pasó gran parte de su infancia y adolescencia en La Habana. Aún residiendo en Nueva York ya enviaba colaboraciones a la revista Ciclón, de Rodríguez Feo. Tras el derrocamiento de Fulgencio Batista, desarrolló en La Habana una intensa labor periodística, especialmente en el sumplemento cultural Lunes de Revolución, y escribiendo crítica teatral, reseñas de libros y traducciones para revistas como La calle, La Gaceta de Cuba y Casa de las Américas.

En 1962 se publicó en la isla el volumen de cuentos El regreso, que se reeditaría en Barcelona en 1967 bajo el título El regreso y otros relatos. En Memorias de una isla (1964), recoge sus colaboraciones periodísticas, a través de las cuales es posible descubrir sus gustos literarios (Franz Kafka, Henry Miller, D. H. Lawrence, José Martí y otros escritores cubanos), además de descripciones sobre la Isla de la Juventud (Isla de Pinos) donde se mezcla la realidad con la ficción: La comprensión del pasado ha sido para mí una especie de obsesión. (...) Recuerdo a la Isla de Pinos de mi adolescencia como un lugar vago, sin límites, de cabalgatas interminables y generosa lluvia (...) En 1965 publica su poema A un viandante de 2778. Luego de salir de la Isla se instala en Roma, donde conoce a Giovanni Losito, por quien siente un gran amor y a quien dedica su libro Notas de un simulador, publicado en Barcelona (1969). Sólo se conservan fragmentos, en particular el capítulo titulado Piazza Morgana, de su novela Gianni, Gianni, escrita en inglés y que él mismo decidiera destruir. El 16 de mayo de 1969 Calvert Casey se suicida con una sobredosis de somníferos en su apartamento romano.

Veintiocho años después (1997) es publicada en Barcelona una nueva edición de sus textos, bajo el título Notas de un simulador, realizada por Mario Merlino. Ya para entonces Casey se ha convertido en escritor de culto por la fuerza con la que expresó en sus obras su afirmación del derecho a una vida propia, fuera de los modelos sociales estereotipados.

Calvert era una persona extraordinaria, muy sensible. Esa cualidad fue la que lo llevó a la tumba. Demasiado sensible para soportar la carga del exilio... Siempre fue muy generoso conmigo. Hablé con él tres días antes de su suicidio y nada daba a entender que tomaría esa decisión. Pienso que si hubiera estado en Londres, no se habría quitado la vida. En cambio, se fue a Roma, a una zona que vagamente recordaba las calles de La Habana. Sé que en sus últimos días escribió unas cartas donde explicaba todo; sin embargo, esas cartas se perdieron a causa de una huelga de Correos en Italia. Lamenté profundamente su muerte.
Guillermo Cabrera Infante, Entrevista para El Día, de España, abril de 2002

No.28, julio-diciembre de 2008

 

Arique, 2008